07 febrero 2012

Inside Men. La BBC da otro mordisco a estos tiempos tan negros.

Escrito por | El 07 febrero 2012 | 0 comentarios

Esta semana la BBC estreno Inside Men y volvió a conseguir que desde el minuto uno hasta el final de la serie me quedara pegado a la pantalla alucinando una vez más de como, con una trama en apariencia tan sencilla como la que tiene esta serie, son capaces de sorprenderte y engancharte a una historia que, aunque ficción, pueda resultar tan real en estos tiempos.

El inicio de Inside Men ya anticipa que estas ante algo grande. Con la voz en off de uno de los protagonistas, Steve Mackintosh (Luther) gerente de una empresa, recordando todo lo que te explican en los cursos de seguridad. Mientras es secuestrado en su propia casa, para ser llevado hasta la empresa donde trabaja y ayudar, bajo amenaza de matar a su familia, a saltarse la seguridad. Para de inmediato y antes de mostrar todo el atraco pasar a un flashback que nos muestra la vida de los protagonistas seis meses antes.


La serie gira en torno a tres personajes que trabajan para una empresa que se dedica a recoger, contabilizar, empaquetar y custodiar el dinero en efectivo que bancos, supermercados, gasolineras, centros comerciales y otros negocios que trabajan a diario con grandes sumas de efectivo no quieren, por seguridad, guardar en sus propias instalaciones.


John (Mackintosh) atrapado en una monótona vida, junto a su mujer y a la espera de conseguir una adopción que de algo de chispa a un matrimonio igual de monótono. Marcus, interpretado por Warren Brown (Luther), personaje soñador con graves problemas económicos por culpa de la crisis inmobiliaria. Y Chris, al que da vida Ashley Walters (Outcasts), un trabajador de seguridad descontento que pasa sus horas libres cuidando a su madre alcohólica. Todos perdedores.


Inside Men nos muestra los instintos más primarios de unos personajes al limite que por unos u otros motivos se encuentran ante una situación compleja que no pueden o no saben resolver y de como reaccionan cuando se les presenta la oportunidad de cambiar esa situación. La serie te anima con detalles, sospechas y obviedades, que quizás no sean tales, a participar en ese juego donde todos los trabajadores de la empresa empiezan a ser sospechosos o cómplices del atraco. Y lo hace recurriendo a esos saltos en el tiempo tan efectivos y que dotan a la serie de un gran ritmo, que también es parte de ese juego, sin darte demasiado tiempo para pensar en esos detalles.


De momento el piloto es enorme. Te entretiene, te hace pensar, tiene ritmo, buenos actores y además está brillantemente realizado. Con esa oscuridad que suelen tener los thrillers británicos. La serie constará de cuatro episodios de una hora de duración. Muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada