10 abril 2012

The Killing: Crítica S02E03 "Numb". (Contiene Spoilers)

Escrito por | El 10 abril 2012 | 0 comentarios

El tercer capítulo me ha gustado más. Una vez pasada la tormenta donde todo el mundo parecía sospechoso, la serie vuelve a centrarse más en los personajes. Como en sus inicios. Sarah (Mireille Enos) por un lado, haciendo sus indagaciones sobre las pruebas que el propio Holder (Joel Kinnaman) estuvo investigando y éste deambulando por la ciudad culpándose de todo lo que ha pasado y dispuesto a recaer en sus antiguos vicios y compañías. Hasta que finalmente Sarah lo rescata, volviendo a empezar como compañeros, callada como siempre y con esa imagen final de ellos mirando el maletero, tal y como empezó todo.


La familia Larsen vuelve a ser protagonista, centrando mucha parte del capítulo en ellos y su entorno y sobre todo volviendo a ver a Mitch Larsen (Michelle Forbes) y su solitaria travesía por el desierto, viendo a su hija allá donde mira. La pobre esta desquiciada y menos mal que no está por casa, porque Stan Larsen (Brend Sexton) vuelve a las andadas de buscando el ojo por ojo después de lo ocurrido en los anteriores episodios, mezclándose nuevamente con esa mafia polaca a la que había pertenecido.


En cuanto al concejal Richmond (Billy Campbell) esta también pasando lo suyo. Despierto, sin querer analgésicos para notar las piernas,queriendo retomar la campaña, el único que no duerme y descubriendo que, definitivamente se ha quedado paralítico. No en vano el capítulo se titula "Dumb" (Adormecer) y lo define muy bien porque después de toda la marcha que hubo en los dos primeros capítulos tanto las tramas como los personajes se están empanzando a tranquilizar, esperando que vuelva a sonar el despertador y empiece un nuevo día.


Lo que menos me ha gustado es esa sensación de estar por delante de los propios investigadores y no me refiero a teorías, sino a lo que nos muestra la serie. Quizás sea yo, pero con la trama del chico del tatuaje Manga me da esa sensación y no me gusta mucho. Que opináis vosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada