30 enero 2012

Smash: La serie musical de la NBC y sus Marilyns me han atrapado. Repaso al piloto.

Escrito por | El 30 enero 2012 | 0 comentarios

Aunque su estreno oficial será el 6 de febrero, gracias a la reciente costumbre que están cogiendo las cadenas por preestrenar las series semanas antes de su estreno oficial ya hemos podido ver el piloto de Smash, la nueva serie musical de la NBC producida por Steven Spielberg y el equipo de Chicago y creada por Theresa Rebeck. Serie con la que la cadena del pavo espera empezar a recuperarse de estas últimas desastrosas temporadas.

Smash gira en torno al nacimiento de un musical sobre Marylin Monroe y todo el equipo que lo hace posible. Desde los compositores, letristas, productores y coreógrafos, hasta los artistas y todos los entresijos que no vemos antes de que el producto sea estrenado en los teatros.


Este primer episodio muestra muy bien todo este inicio. Una idea que surge durante una conversación sobre musicales en las oficinas de una pareja de creadores teatrales (Debra Messing y Christian borle). Un proyecto que se ha intentado producir muchas veces pero que nunca ha resultado. El musical sobre la vida Marilyn.

Una cantante (Megan Hilty) que lleva años interpretando papeles secundarios en Broadway y que cree que esta puede ser su gran oportunidad. En frente de ésta, una joven del medio oeste americano (Katharine McPhee) que llegó hace años a Nueva York con el sueño de convertirse en actriz de musical. La Marilyn rubia y la morena, la publica y la que sufre toda esa fama en soledad, la Marilyn de ciudad y la de pueblo. La idea del musical y de la serie es buenísima y esta contraposición entre las dos caras de Marilyn llevándolo a las dos posibles protagonistas del musical es fantástico.


Una productora (Angelica Houston) en medio de un divorcio que necesita un gran éxito para mostrara al mundo teatral de la ciudad que no está acabada. Y un coreógrafo (Jack Davenport) con mala leche y algo esnob que solo hace las audiciones como un favor personal, mientras espera el proyecto para una película, pero que acaba enamorándose del proyecto y de algo más que el proyecto. Todo ellos y alguno más son los protagonistas de esta buena serie.


Los temas personales no son ajenos a la serie y vemos tanto el lado profesional como personal de los protagonistas. El proceso de adopción de la letrista, el divorcio de la productora, las malas relaciones entre el coreógrafo y el compositor, la relación entre la dulce Marilyn morena y su novio y como la relación puede convertirse en un triangulo con la irrupción del coreógrafo, o la de la solitaria Marilyn rubia y sus conversaciones por teléfono con su madre.

Por supuesto también hay números musicales, la verdad es que mucho mejores de lo que esperaba y de calidad. Mezclando imágenes reales de los ensayos, audiciones y castings con imágenes extraídas de la imaginación de los protagonistas, viendo como seria el numero ya en escena. El inicio de la serie con el "Somewhere Over The Rainbow" pone los pelos de punta y ya me declaro fan de la Marilyn morena.


Me ha encantado la forma en la que todo empieza a surgir. La conversación en el despacho, la obsesión por el personaje de Debra Messing viendo películas de Marilyn de madrugada, la primera canción y audición y como ésta aparece al día siguiente en Youtube. El pánico por las criticas y la posterior puesta en marcha del proyecto. Cuántas veces hemos visto ésto en la era Youtube?


Y es que más que la parte musical de Smash, ha sido la parte creativa de la serie y la relación entre los protagonistas la que me ha parecido más interesante. Me encantan estas series que muestran aunque no sea de un modo totalmente real el trasfondo de las cosas. Ya sea un programa de televisión (Studio 60), la política (El Ala Oeste) o la guerra (Generation Kill). Una muy buena serie que si sigue por este camino seguiré viendo, muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada