05 julio 2012

The NewsRoom: Sorkin vuelve en plena forma con su tema favorito.

Escrito por | El 05 julio 2012 | 0 comentarios

Hace mes y medio, más o menos, acaba de ver El Ala Oeste de la casa Blanca, una de las grandes series de la televisión y obra maestra de Aaron Sorkin. Con la corta distancia entre una y otra y después de ver los dos primeros capítulos he de decir que, The NewsRoom, me ha gustado más de lo que esperaba.

The NewsRoom se centra en un canal de noticias por cable, cuyo presentador estrella, Will McAvoy (Jeff Daniels) nunca se moja. Su obsesión por la audiencia y por tener a todos los partidos políticos contentos, le han llevado a enjabonar y masajear noticias y entrevistas. Un buen día, en un debate publico en una universidad estalla y expresa todo lo que piensa realmente acerca de su país, de los políticos y de su profesión. Pasando de ser un bienqueda (que decimos en mi pueblo) que caía bien a todos, a ser un paria, con el que ni su propio equipo quiere ya trabajar.


Tras unas semanas de relax vuelve al trabajo para seguir con lo suyo, pero las cosas han cambiado. La cadena ha contratado como productora de su programa a alguien de su pasado, Mac (Emily Mortimer) a la que él no quiere ver ni en pintura por problemas del pasado. Pero que le acabará convenciendo para dar un giro a su carrera y mostrar la noticia tal y como es y no como la gente quiere que se la cuentes. Embarcándose, como dicen en la serie, en una cruzada a lo Don Quijote y Sancho Panza para devolver el periodismo a lo que solía ser.

Estaba deseando que empezará y pese a las malas criticas y el excesivo hype recibido, no me ha defraudado. El único pero, que he encontrado en estos dos primeros capítulos es que tarda algo en arrancar. Desde la escena inicial de Jeff Daniels en la universidad, hasta el momento en el que entra en acción Emily Mortimer se hace un poco lenta (Lenta nivel Sorkin). Pasa lo mismo en el segundo capítulo, los inicios son algo lentos y hasta que no empiezan a trabajar sobre la historia (Noticia) principal del capítulo no acaba de arrancar del todo. Quizá le sobren esos minutos de más, porque en cuanto empieza la acción y los diálogos imposibles, los capítulos se pasan volando.


Además el tema que trata me parece muy atractivo y más en estos tiempos donde la independencia periodística y el todo por la audiencia siempre son temas de debate. Además todo este tipo de series que se centran en contar el trasfondo de alguna profesión, siempre me han gustado. Me da igual que la serie tenga moralina, que Sorkin quiera dar lecciones de periodismo con noticias de hace un par de años o que la serie sea partidista o tendenciosa. Me ha encantado, entretenido, me ha hecho sonreír y eso hoy en día ya es mucho más de los que suelo esperar.

Los dos protagonistas (Daniels y Mortimer) hacen una pareja estupenda. Ella con un lado cómico, torpona, convincente y con un punto oligofrénico que saca de sus casillas a Will y que da un punto muy bueno a sus discusiones. Él, parece un niño pequeño, despistado, esclavo de las audiencias, que usa la amenaza y el chantaje para conseguir lo que quiere y que es capaz de hundir un programa si no lo consigue. Sus miradas y gestos cuando esta cabreado son muy buenos.


Me encanta volver a encontrarme con los diálogos a la velocidad de la luz de Sorkin, con sus personajes, aunque a algunos no les acabo de pillar el punto. Con esos pequeños toques de humor en medio de la tensión dramatica, dandote un respiro, para de inmediato vovler a ella. El personaje de Will me ha recordado a aquel Jerry Macguire que escribe el memorándum en un ataque de libertad y que se guía por los consejos de su mentor (En este caso Sam Waterston) y eso me ha gustado. Una serie muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada