12 junio 2012

Continuum: Una serie demasiado plana para los tiempos que corren.

Escrito por | El 12 junio 2012 | 0 comentarios

Con Continnum estábamos ante una de esas series de ciencia ficción, que toman la actualidad histórica y a partir de ella desarrollan una historia llevándola a su territorio ficticio. aunque tiempo al tiempo. Nos encontramos en el año 2077, en una dictadura global gobernada por conglomerados empresariales. Un grupo terrorista, Liber8 (Liberate), lucha por reinstaurar la democracia. Cuando los cabecillas son detenidos por un gran atentado y van a ser ejecutados, abren un portal temporal que les lleva al año 2012. Junto a ellos se cuela Kiera Cameron (Rachel Nicols), una policía, que ya en nuestros tiempos los intentará capturar de nuevo antes de que empiecen una lucha que pueda cambiar el futuro.


No es una mala serie de ciencia ficción, se deja ver. La acción es bastante buena y los efectos mejor que la media. Pero el mayor problema es que las tramas son demasiado planas. Con esta historia sobre corporaciones empresariales dictatoriales, la serie marca demasiado las diferencias entre buenos y malos y eso hoy en día donde asesinos en serie, narcotraficantes o terroristas suicidas son algunos de los grandes iconos seriéfilos no tiene mucho sentido. En estos primeros tres capítulos no existe esa dualidad moral que muchas veces separa una buena serie de una normalucha. Vamos, que con esa historia inicial esperaba más matices, que los terroristas no fuesen tan tan malos ni los buenos, buenísimos.

Tal como la están plantando hasta la fecha, la serie es otro procedimental policíaco de ciencia ficción. Donde vemos a una protagonista que gracias a sus conocimientos del futuro y a la tecnología que ha traído con ella: traje biónico, implantes cerebrales y gadgets de todo tipo, ira resolviendo casos que provocan los propios terroristas. Es decir, una serie típica de policía y experto que las llamo yo, tantas veces vista.


Lo único interesante hasta ahora, es la trama del ayudante en la sombra de la protagonista. Un chico experto en informática que, en el futuro será el dueño de una de esas empresas que gobiernan. Interpretado por Erik Knudsen (Jericho) en el pasado y por William B Davis (El Fumador de Expediente X) en el futuro. Es la única que contiene algo de misterio. Su madre, padrastro y hermanastro pertenecen a un grupúsculo anti-empresarial que se reúnen en secreto en su casa y que seguramente tenga algo que ver con la trama central o con una trama paralela que parece desarrollarse en el futuro.


Una serie entretenida sin más, con actuaciones decentes plagada de actores reconocibles (Victor Webster, Roger Cross, Brian Markinson), buena acción y ciencia ficción tecnológica, estilo Warehouse 13, con mejores efectos. Pero donde cae por completo es en esa trama poco arriesgada para lo que acostumbramos a ver y demasiado llana. La seguiré viendo, a ver si me sorprende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada