05 abril 2012

The killing Segunda Temporada: Tanto giro acaba por marear...

Escrito por | El 05 abril 2012 | 0 comentarios

Me gustó mucho el inicio de The Killing, pero todo esa gran trama, esa gran ambientación, esa forma de seguir un caso desde la óptica de todos los implicados y ese misterio que, la hizo compararse a los inicios de Twin Peaks, se vio empañada por ese desconcertante final. Que si bien en principio no me pareció tan malo, después del inicio de la segunda, sí me lo ha acabado pareciendo.

Ese final de temporada donde descubríamos que el Concejal Richmond (Billy Campbell) era el culpable para luego convertirlo, con un increíble Cliffhanger, en inocente y que nos dejaba al detective Holder (Joel Kinnamann) como cómplice de los verdaderos asesinos de Rosie Larsen, no estuvo bien trabajado. Nada nos hacía pensar que ese final fuera probable y de ahí que pese a gustarnos la serie, tuviésemos dudas de como seguiría en su segunda temporada o mejor dicho su temporada 1.5.


Ese mismo problema lo hemos vuelto a ver en el inicio de la segunda temporada. Vemos a un Holder nervioso, llamando cada dos por tres a Sarah (Mireille Enos) amenazante, reuniéndose una y otra vez con su contacto Gil (Brian Markinson), vamos un cómplice de manual. Para luego mostrarnos que es inocente y unicamente ha pecado de pardillo al comerse una prueba falsa para llevarse el merito y ascender. Y esos tintes a conspiración política...

Pues lo siento pero no cuela, todos esos giros en las tramas y dudas que quieren hacernos ver, son poco creíbles ya. Los guionistas pecan demasiado del engaño y eso puede estar bien de vez en cuando, pero si se convierte en costumbre, acaba por cansar al espectador y conseguir el efecto contrario, que la serie acabe siendo previsible. Además la serie sigue rellenando huecos con unas tramas que nos interesan más bien poco, véase el final de Belko (Brendon Sexton III). Otro personaje que nos quisieron hacer pasar por culpable en otro de esos final de capítulo de la primera temporada.


No entiendo que hagan tanto giro, tanta trama que no lleva a ningún sitio, tanto despiste y tanta sensación de que todo el mundo es sospechoso por definición. Alejándose de aquella sensación que nos dejó en sus inicios a Twin Peaks y acercándose, como he leído por ahí, a Pretty Little Liars.Seguramente la siga viendo para saber quien mató a Rosie Larsen, pero a no ser que cambie, no creo que continué más allá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada